Cargando información del catálogo

09/06/20 Compartir:

Entrevista a Luciano Encalada

Luciano Encalada (1996) es un joven diseñador capitalino, sus trabajos han ilustrado portadas de libros, caratulas de discos y afiches promocionales de eventos musicales. Sus dibujos, personajes bizarros y políticamente incorrectos, han sido influenciados por el cubismo de Picasso y el movimiento dadaísta. Comenzó a dibujar de niño, madurando junto a su arte. Bibliometro conversó con él sobre su trabajo, sus influencias, y mucho más.

 

Tus trabajos han sido parte de algunas portadas de libros de la editorial “Camino Ediciones” ¿cómo se generó esta relación y qué tal ha sido trabajar con ellos?

Creo que fue un domingo, me llegó al insta un mensaje de Jonathan preguntándome si hacía dibujos por encargo. No nos conocíamos, yo lo había agregado el mismo día para participar en una convocatoria para un libro que quería armar. Pasaron varias semanas y recién nos conocimos, en la Plaza Brasil, en una feria que ponen siempre, con puestos de artesanías, comida y arte en general. Nos juntamos y me entregó unos ejemplares del libro en el que habíamos trabajado, “Sexta punk” un compilado de afiches de tocatas de este género. Jonathan me dio la idea que tenía para la portada, pero me dijo que la podía modificar según me pareciera. Total libertad creativa. Pensó en poner una muralla de fondo, que el título y el dibujo formaran un afiche, onda superliminal. A medida que fui enviando bocetos, conectamos al tiro con el diseño que queríamos, por lo que no hubo mayores correcciones, cambios o estancamientos. Las ideas fluyeron súper bien, los dos quedamos re-contentos con el resultado final.

¿En qué proyectos están trabajando ahora?

Por cosas de tiempo no pude ilustrar la portada de un libro que va a salir prontamente, con una temática ACAB, aunque hay varias cosas que están en proceso, la relación esta activa.

¿Algún autor o banda a la cual te gustaría diseñar una portada o ilustrar una de sus historias?

Si hablamos en un plano onírico, me imagino a  de Crass, dibujando para alguno de sus proyectos musicales, libros o panfletos de vida agrícola, etc. Y si pienso en algo que también es imposible, pero que en lo práctico se podría llevar a cabo, sería ilustrar alguna edición de “El lobo estepario” de Hesse, es una de mis lecturas preferidas, me acuerdo que me dejó tocado, la idea que planteaba sobre el humano, su moral y sobre el entendimiento de las cosas, es la increíble. Es un libro que funcionaría bien con mi estilo de dibujo, la discusión furiosa que propone y los contrastes que se van bifurcando en la obra, encajarían perfecto con mis gráficas.

¿Has tenido la oportunidad de exponer tus obras, en alguna galería o te resulta difícil mostrar tu trabajo?   

En general como saben todos, se hace muy difícil para el artista, no solo auto gestionar el desarrollo de su trabajo, si no que tener posibilidades de exhibir sus obras en instancias importantes. Yo no me quejo en verdad, no me he metido mucho en ese asunto, ya que hasta el momento mis trabajos los enmarco como una pasión personal y con la que no busco pagar las cuentas. Creo que hay una fuerte problemática con el desarrollo artístico nacional, ya que el mercado, tras la instauración de las redes sociales como un perfil virtual obligatorio, hace que tengamos fácil acceso a información, imágenes, música, lo que se nos ocurra. Esto hizo que los productos artísticos pasaran a un segundo plano y que las empresas, marcas, se preocupen por producir y dar vitrina a individuos con un perfil “atractivo” para los consumidores, ya que vende mucho más lo que represente el artista que lo que pueda hacer con un lápiz o una guitarra. Esto no sería un problema per se, pero al depender de privados para potenciar la cultura, se pone cruda la cosa, ya que sabemos que el arte juega un rol muy precario.

¿Cómo logras que tus ilustraciones dialoguen con los textos?

 Me gusta pensar en la tesis del texto, tener la visión y abstraerla en algo simple, hasta llegar a una emoción, solo una. Teniendo esta emoción lista, empiezo a dibujar bocetos que puedan transmitir, ya sea retratando una situación, haciendo un personaje, o lo que se me ocurra en el momento. Llegando a tener la forma principal, todo lo demás llega solo y puedo jugar con agregar simbolismos y figuras que ayuden a dar contexto a la imagen, muchas veces haciendo referencias explícitas al tema. Para que el dibujo esté listo, tiene que hacerte sentir esa emoción, que tenga la sensibilidad y el carácter para empujarte a leer.

Tus ilustraciones se han visto en afiches de eventos musicales y en discos de algunas bandas, sobre todo de la escena punk chilena, ¿te sientes cercano a la “estética punk”, si es que se puede hablar de una “estética punk”?

La estética punk es algo que esta muy vivo, es lo único que puede seguir vivo, cualquier entendimiento del punk como movimiento político, musical o filosófico, esta muerto (a mi entender por supuesto) y de su cadáver no puede fermentar nada útil, el capitalismo y la globalización ganaron hace mucho tiempo. Siguiendo con la idea de la estética punk, esta seguirá viva, ya que la considero una catarsis totalmente necesaria para una sanación en la cultura. Entonces como yo concibo este asunto, te podría decir que mis trabajos muchas veces nacen desde el filtro estético punk, son conscientes de la derrota post globalización y de la importancia de la autocrítica social, por esto mis dibujos están llenos de calaveras, cuerpos encorvados, e ideas trastocadas, que esconden verdades incomodas y tristes.

¿Cómo viviste el levantamiento social?

Me acuerdo que estaba en la pega, cuando empezó a quedar la escoba, me acuerdo porque tengo muy presente las imágenes que mostraba la tele con las protestas que se llevaban a cabo. En su momento si bien no creí que esto fuera a ser una protesta común, no se me pasó por la cabeza todo lo que iba a significar. Todo este movimiento social ha sido súper estimulante y creo que una de las cosas más importantes y que es un punto de no retorno, es que la gente se empezó a cuestionar todo y que instituciones y conceptos se están derrumbando en el imaginario colectivo. La normalización de la violencia neoliberal, entre otras muchas cosas, dejaron de ser fantasmas invisibles a la crítica de la ciudadanía.

Tus trabajos son bastante políticos y críticos, ¿de qué manera la situación actual del país ha llevado a replantear tu trabajo?

 Desde el principio no me ha gustado que mi arte lleve una carga política, porque aunque las ilustraciones puedan llevar símbolos religiosos, banderas, o uniformes, lo que espero trascienda son las ideas más humanas, sin abanderamientos que puedan castrar la creatividad, por temas de historia o colores políticos. La actual situación de Chile, sin embargo, es brutalmente empoderante, para que todos nos replantiemos nuestro rol frente a la sociedad chilena. Todas estas revelaciones que ha vivido la gente, se cruzan también con mi trabajo al ir madurando, creo que estoy tomando mucho más en serio el rol de nosotros los artistas.

¿Nos puedes contar sobre algún proyecto en el que te encuentres trabajando?

Por el momento con el tema del confinamiento, estoy retomando un par de proyectos que tenía botados, por temas de la pega y también porque soy disperso. Quiero hacer una especie de poemario ilustrado, con trabajos propios que estoy transcribiendo. También estoy ilustrando y escribiendo una especie de análisis de la serie “Bojack Horsemen”, yo creo que lo terminaré prontamente.

Si pudieras elegir donde plasmar tu trabajo, en un edificio, un muro, una calle de Santiago o Chile, ¿qué lugar intervendrías y por qué?

Me imagino con una escalera pintando lo que se me ocurriera, en las paredes y en el techo del Metro Cal y Canto, que es el que me queda cerca de la casa, es algo que me imagino desde que era chico. Elijo ese lugar además de la nostalgia, porque el Metro forma parte importante del vivir de los santiaguinos, en este medio de transporte pasan muchas cosas, interacciones. Que un trabajo tuyo forme parte de estas cotidianidades, sería algo espectacular y por otra parte tienes la posibilidad de inspirar a otros con tu arte, así como a mi me siguen inspirando las intervenciones que veo en el Metro.

Muchas gracias Luciano por la oportunidad de conversar.

ueden revisar los trabajos de Luciano en el siguiente Link de trabajos