Cargando información del catálogo

26/05/20 Compartir:

Entrevista: Editorial Hojas Rudas

Hojas-Rudas es una editorial independiente y con un sello único. Integrada por las hermanas Jael y Carolina Bolla, quienes han  logrado que sus libros tengan una impronta personal, que las distingue dentro del ámbito de las publicaciones.  Realizan  un trabajo artesanal con cada pieza que construyen, logrando crear verdaderas piezas de arte,  donde cada detalle aporta al texto.

Hoy conversamos con Jael sobre su experiencia,  su historia y sus futuros desafíos.

“Si no nos replanteamos lo que somos como editorial, en estos tiempos, está todo perdido.”

Jael Bolla

¿Cómo surge el proyecto editorial de Hojas-Rudas?

La editorial nace como una forma de seguir hablando de literatura pero agregando el elemento más divertido de todos: la materialidad. Las circunstancias son más bien personales, en un inicio fue un proyecto individual para controlar los niveles de ansiedad y con el tiempo se convirtió en una hermandad.

¿Cómo ven el panorama de las editoriales independientes frente a la crisis que vive el país?

No hay panorama porque significa mirar un horizonte muy distante. He escuchado a muchos representantes del movimiento editorial independiente. Todos con discursos muy variados, que comparten estrategias de sobrevivencia, que se atreven con los formatos digitales o que por primera vez decidieron compartir sus libros en PDF, que se abren a las ventas vía correo, que realizan conversatorios vía Zoom, encuentros vía Meet, que desean mantener vivo al libro o que tal vez no quieren ser olvidados, ya que cuando todo esto vuelva a la llamada normalidad hay que estar vigentes. Pensándolo bien, tal vez ese sea un panorama. Aunque aún espero escuchar: deténganse unos momentos porque necesitamos provisiones para lo que viene.

¿Qué libro de autor nacional les hubiera gustado publicar?

“Sabor a mí” de Cecilia Vicuña, libro con una primera edición del año 1973, que fue hecha a mano.

¿Con que editorial nacional creen compartir una estética y sistema de trabajo similar?

Dudo Ediciones.

¿Cómo seleccionan los textos que publican y en que consiste el trabajo de edición, trabajan cerca del autor?

Nuestra última forma y la que más nos agrada es por convocatoria abierta. Una vez elegido el texto trabajamos junto al autor/a desde la edición del texto hasta aspectos del diseño del libro. La edición consiste en reuniones periódicas en su mayoría presenciales, bares y picás son buenos sitios para juntarse a conversar sobre la escritura y todo lo que la rodea. Tratamos de acompañar lo más posible ese proceso, queremos que el texto crezca y que el/la autor/a se sienta cómodo con ello.

¿Cuáles son los mayores problemas a los que se enfrentan a la hora de trabajar un texto y su posterior publicación?

Cada libro publicado tiene un diseño único, si bien tratamos de relacionar los últimos formatos, cada objeto es distinto y se corresponde directamente con el contenido, eso es lo más difícil. El primer momento de la edición de texto tiende a fluir bastante, en el diseño nos estancamos un poco porque nos tomamos el tiempo de equivocarnos hasta llegar a lo que queremos, aunque nunca lo logremos totalmente. Luego, la publicación es otro tema complejo, desde imprimir el libro hasta el lanzamiento y difusión. Tenemos serias carencias en la última parte que nos ha costado solucionar, lo hemos pensando pero nos falta llegar a la acción.

Ustedes trabajan con Creative Commons tanto en formato físico como los textos que suben a su página para que puedan ser descargados gratuitamente, ¿por qué decidieron trabajar de esta forma?

Porque creemos en la libre circulación del conocimiento, se piensa que al manejar estas licencias vulneras los derechos de autor/a o que perderás ingresos, situación que no tiene nada que ver. Lo que debemos poner en duda es cómo esa creación se mueve a través de los territorios físicos y virtuales. Producto de la pandemia muchas editoriales decidieron compartir los PDF de sus libros como una manera de colaborar con los “tiempos de ocio” de las personas, en vez de tenerlo como parte de sus políticas editoriales. Liberar en PDF o trabajar con licencias libres no te perjudica las ventas, al contrario, ganas más lectores lo que trae como consecuencia mayor visibilidad del autor/a.

 

Sus libros-objetos, verdaderos trabajos de artesanía, escapan del formato clásico del libro, ¿Por qué decidieron experimentar con la estructura (el libro objeto) y qué importancia adquiere esta estructura como soporte del texto?

Decidimos probar con otros formatos porque partimos publicando poesía, y esta se vincula mucho más con la experimentación de la palabra. La idea siempre ha sido darle mayor espacio a la lectura de la materialidad, a las texturas y al movimiento que puede adquirir un objeto con diversas estructuras. No separamos el contenido del continente, lo leemos en conjunto.

Al finalizar el año 2019 se abrieron a la publicación de narrativa, específicamente de nouvelle, esto de alguna forma les presenta un nuevo reto en cuanto a los formatos a usar en relación al texto, ¿cómo observan esta nueva aventura y por qué decidieron abrirse a otros géneros?

Llevábamos un tiempo publicando solo poesía, así que decidimos arriesgarnos y entrar a la narrativa. Esto significa reinventarnos en cuanto a estrategias de edición y de diseño. Terminamos hace muy poco el trabajo con el texto, que hemos hecho siempre a distancia porque la escritora vive en España. Así que terminarlo en cuarentena fue seguir con lo que veníamos haciendo. Esperamos que esto se cristalice en algún momento del segundo semestre, pero quién sabe.

¿En qué proyectos se encuentran trabajando?

En el libro de narrativa que te comenté anteriormente de la autora Ashle Ozuljevic, en un proyecto colaborativo con una fotógrafa, Ester Calderón, que publicará su primer fotolibro con nosotras y actualmente somos parte de un equipo interdisciplinario que rescata la memoria local. Nuestra participación es en la manufactura de libros pop-up dirigidos a primera infancia y obviamente a todxs.

 

¿Algún autor o catálogo de alguna editorial que te gustaría recomendar?

En el verano conocí a una editorial artesanal con sede en Buenos Aires, su nombre es AZETAguía. Me sorprendió de una manera muy grata, pocas veces me pasa que quiero todo el catálogo de una editorial.

¿Qué rol cumple la poesía y la escritura de ficción en tiempos donde la estructura social es cuestionada?

Pensar que la literatura, en su rol, es pensar en una bella idea, en lo concreto, la distancia es muy grande. Recuerdo haber leído una discusión en las redes sobre no realizar lanzamientos de libros los días viernes en la tarde, por ser el día principal de reunión en la Plaza Dignidad. Creo que más allá del acto, se le exige de alguna manera a la poesía o a la narrativa ser una parte combativa o al menos consciente del levantamiento social. Tal vez no le toque nada, tal vez se quede en el bar tomando unas cervezas. En todo caso, me emocionó la primera vez que vi el poema “Dos de noviembre” de Stella Díaz Varín escrito en los muros de Santiago.

¿Cómo vivieron ustedes como editorial el levantamiento social?, ¿lo percibieron?

Nosotras lanzamos nuestro último libro una semana antes de la revuelta. Es un libro que no tuvo mayor difusión por lo mismo, quedó un poco estancado todo lo que teníamos pensado. Lo percibimos de tal forma que queríamos cambiar la perspectiva de casi todo. Decidimos incluso que nuestros tiempos ya no serían los mismos y nos volcamos al trabajo con otras colectividades.

¿De qué manera, la situación actual del país las lleva a replantearse su rol editorial dentro de la sociedad?

Si no nos replanteamos lo que somos como editorial, en estos tiempos, está todo perdido. Nos debemos cuestionar nuestras políticas, si vale la pena la manufactura artesanal, si la poesía es lo que queremos seguir publicando, si queremos tener un código de barras, en fin… cuestionarse es nuestra manera.

Y para finalizar, ¿lo lúdico nos libera?

Siempre, en este encierro lo podemos comprobar. Crear, hacer, jugar, nos abre posibilidades.

Muchas gracias.

 

Jael Bolla Celis.

Los libros de Hojas-Rudas pueden ser descargados desde: http://hojasrudas.wordpress.com/

 

 

Por Andrés Torres Meza