Cargando información del catálogo

17/01/21 Compartir:

Parque Forestal Rubén Darío

Forjado en hierro, el monumento al poeta Nicaragüense contempla silente desde el centro de una fuente de concreto el Parque Forestal desde el año 1945.
Representado en el cuerpo desnudo de una delicada imagen masculina, aludiendo ser un semidiós Griego; este homenaje a Rubén Darío da cuenta de la huella que dejó el poeta, periodista y escritor en su paso por Chile.
Según las memorias del mismo Darío, llegó a nuestro país en junio de 1886 a sus 19 años. Trabajó en el diario “La Época” y habitó como pensionista una casa ubicada en Nataniel Cox 51 a pasos de la Alameda de las delicias. Darío forma parte de algunos círculos intelectuales y liricos de Santiago, entre los cuales forja una gran amistad con el poeta Pedro Balmaceda Toro, quien fallecería prematuramente al igual que su padre, el presidente José Manuel Balmaceda.
Rubén Darío publicaría obras tales como: “Abrojos”, “Rimas”, “Canto épico a las glorias de Chile” y “Azul” en nuestro país, destacado por su trabajo y la calidad de su obra se instala la atención del habla Hispana sobre el poeta.
Después de tres años en Chile en marzo de 1889 regresa a Nicaragua, donde iniciaría una etapa llena de viajes, escribiendo y trabajando para diferentes medios.
En 1967, autoridades Chilenas homenajearon al poeta nicaragüense publicando la Ley Nº 16.660 que denomina “Parque Forestal Rubén Darío” al parque forestal de Santiago.