Cargando información del catálogo

08/04/20 Compartir:

Entrevista a Rodrigo Torres, escritor nacional

 

Rodrigo Torres es autor de los libros de cuentos “Antecesor” (2014) y “Filosofía Disney” (2018) bajo el alero de Librosdementira, además de algunos relatos publicados por la editorial “La Maceta Ediciones”, y las novelas “El sello del pudú” (Aguja Literaria, 2016) y “Nueva narrativa nueva” (Santiago-Ander, 2018). Conversamos sobre sus libros, la pandemia, el estallido social, los escritores y sobre su programa en YouTube “Ociozona” donde comparte pantalla con los incombustibles Turu-Turu y Anónimo 7, más un grupo de mascotas que aparecen de vez en cuando, aportando más locura y sinsentido. Un imperdible para todo looser de aquellos que ya no existen.

 

 

  • Tu primer libro publicado fue “Antecesor”, del 2014 por Editorial Librosdementira, ¿Nos puedes contar del proceso de creativo de este libro de cuentos, y qué cambió para ti, dentro del plano escritural como personal, después de su publicación?

Los cuentos me tomaron alrededor de unos dos o tres años. Fueron cuentos personales no porque lo que contara en ellos sucedió (con esto quiero sacarme de encima a las alimañas que lloriquean contra la autoficción que no es ni lo peor, ni mucho menos lo mejor, que ha tenido la literatura) sino porque los desarrollé en ambientes significativos para mí: Malas juntas de forma muy clara es en el campus Juan Gómez Millas, La entrevista es casi un homenaje a un amigo que entró ebrio a una capacitación y le importó un comino, El ojo transcurre en Mulchén que para mí, aún sin haber nacido ahí, es mi lugar de origen. Entonces, al escribir estas historias, por ser “personales”, hasta cierto punto, son más directas. ¿Qué cambió? Pues que antes del libro yo quería publicar, tenía la obsesión de hacerlo, de tener mi primera vez. Luego de eso, da un poco lo mismo porque te das cuenta que publicar o no tampoco significa mucho para el orden cósmico. Así que luego de ese libro comprendí que la literatura ni siquiera está en las librerías. Está en tu cabeza. ¿O corazón? Y en el ámbito de la creación, pasó que después empecé a escribir ocupando más recursos. Quizás siendo menos obvio.

  • En tu narrativa se percibe una preocupación por el hombre común, ¿piensas que la literatura nacional, sobre todo la más joven, tiene una deuda con las problemáticas del hombre de la calle?

La literatura actual está escrita por gente burguesa. Niños y niñas, esforzados o no da igual para este caso, que vienen de ambientes acomodados y que como no saben nada del mundo exterior solo hablan de su ambiente burgués. De los “problemas del primer mundo”. ¿Y sabes algo? Al principio eso me molestaba pero ahora lo comprendo porque si ves el mundo editorial, si analizas quienes escriben, en su mayoría provienen de ese mundo burgués (o hípster llamémosle para que tenga más “onda” suponiendo que aún existen los hípsters). O sea, que los que no somos de ese mundo estamos haciendo el “loco” al reclamar eso porque es “su mundo”. Te lo explico así: imagina que vas a un concierto de punk vestido con tutú, como las bailarinas y empezaras a reclamar: ¿por qué andan todos con los pelos parados? ¿Por qué usan bototos? ¿Por qué hacen melodías tan básicas? ¡El punk no es eso! Pues bien, así mismo se ve uno reclamando contra ese mundillo. Es así, les pertenece a ellos/ellas y es un mundo que siempre estará en deuda con la comunidad porque están más preocupados de sí mismos y engrandecer sus “portafolios” más que de entregar ideas críticas… Bueno, tampoco es que los escritores sean iconos de la lucha social. Más bien se pueden hacer partícipes de algo.

  • El “estallido social” que, de alguna forma, se presentía en el ambiente, sobre todo en los sectores más agotados o explotados de la ciudadanía, fue percibido, a tu juicio, ¿por la literatura nacional?

¿Sabes? Ahí entra otra curiosidad para mí, puesto que esa rabia yo aprendí a percibirla más en la música y en los fanzines. Desde el año 2002 y 2003 en que empecé a leer ese tipo de publicaciones vine abrigando esa idea de que en algún momento esto debía estallar. O sea, nunca fue la literatura la que me aportó una idea social. Salvo, claro, Hijo de ladrón que si bien está ambientada en otra época te deja en claro que la forma y el fondo, y su constante pugna, es algo arquetípico. Imagínate que muchos de los que gobiernan provienen de familias que se hicieron ricas en la época de la conquista y la colonia. O sea, seguimos donde mismo: cambia la forma, pero el fondo permanece. Bueno, volviendo al tema, la literatura creo yo que ha sido partícipe de lo social pero es en el underground, por tomar un concepto prestado de la música en que se le asocia más, donde se encuentra esa rabia de forma más directa. La literatura es una forma de arte y utiliza recursos que la hacen críptica de pronto por lo que no recoge la urgencia que a veces es necesaria. No es que deba ser un panfleto, pero sí podría tener más garra, más corazón. Si te paseas por las universidades con sus magíster o doctorados en literatura verás solo zombies ególatras, no gente que tenga corazón. Así que en esos ambientes es imposible que haya personas que perciban la voz de los explotados. Deben ser los mismos que padecen las consecuencias del sistema quienes cuenten sus historias.

  • ¿Qué debe cambiar en la literatura después del “estallido social”?

Debiesen cambiar los escritores, escritoras, todo ese mundillo. Está lleno de gente que quiere llamar la atención haciéndose parte de cosas a las que no pertenecen o alejándose de cosas a las que debieran poner atención. En estos momentos (y quizás siempre haya sido así, hay que decirlo) prima el ego. Y ahora con lo del virus, ¿de qué sirve todo eso? ¿De qué sirve creerse mejor que alguien? Nadie es mejor ni peor que otro. Así que eso creo, a la literatura le falta un espacio de sinceridad. Pero eso no va a pasar. Porque repito, es un mundo que le pertenece a “ellos” (esto suena casi conspiranoico, ¿no?). Debiesen cambiar también las librerías y su trato con el libro. ¿Es un negocio el libro? Ya, sí, lo es. ¿Hay un aparataje mercadotécnico detrás? Sí, sí, lo hay. ¿Es tan capitalista como cualquier otra cosa? Sí, lo es. Todo lo es. Pero por favor, no vayan a comprar donde gente de mierda que los ve como “dinero con patas”. Estuve trabajando en una librería hace un tiempo y la dueña era Don Cangrejo. Literalmente.

  • Cuando se produjo el “estallido social” ví un meme donde hay un poeta x hablado con otro poeta que los exponentes de este género se preocuparon tanto de escribir la palabra lenguaje en su poemas, que se olvidaron de la masacre social que estaba llevando el sistema contra la ciudadanía. Este meme me llevó a recordar lo que pedía Pound, cuando decía que el poeta tenía que ser el gran fiscalizador de su tiempo, ¿se ha perdido esto, y por qué?

Y fíjate que Pound era de derecha (¿hablamos de Ezra Pound, cierto? ¿No de Manolito Pound?). Y el tipo era brillante. Con esto no quiero decir que alguien por ser de izquierda es mejor, de hecho generalmente es al contrario. Ahora, respecto a tu pregunta, volvemos al tema del ego. Yo entiendo que vivimos en el siglo del yo (hay un documental muy bueno llamado así). Pero lo que me asquea es que todos (sí, todos) organizan sus eventos, sus lanzamientos, lo que sea con la idea de follar. Pero jamás “tirar”, odio esa palabra y la encuentro siútica. ¿De verdad alguien dice “estoy tirando”?. Entonces no hay intención de transmitir ideas, hay más bien una intención de celebrarse a sí mismo. Yo creo que debemos entender que como dice La Polla Records No somos nada. Absolutamente nada. No se crean los horóscopos de mierda diciendo que a los planetas les importa manejar nuestras importantes vidas porque no es así. Pero en el ser humano existe un principio, lamentable, pero que le domina: la búsqueda de poder. Te coloco este ejemplo: ¿Te has dado cuenta que la gente cuando va al extranjero no lo toma como lo que fue: un viaje y listo? No. Sino que llegan y te dicen que estuvieron por aquí y por allá y muestran sus fotos a la par que hablan de ser resueltos y ambiciosos, etc. Otro ejemplo, cuando alguien tiene un ascenso o un trabajo mejor no lo piensa en términos de beneficio para otros sino para sí mismo y lo enrostra en la cara de los demás: Ahora soy jefe, ahora dirijo tantas personas, ahora me respetan… Lo mismo pasa en literatura. La gente no quiere transmitir ideas ni hacer un beneficio social. Quieren poder. Ser mejor que el resto. Mirarlos y decirles: Ya llevo publicados 20 libros y me han hecho muchas entrevistas. ¿Quieres ver mi portafolio con mis diplomas? Una basura de mierda, por donde lo mires. Un gran ¡Bu! a esa gente patética. Espero que esto responda la pregunta.

  • ¿Qué autores recomendarías leer en estos tiempos de descontento social y pandemia?

Yo recomendaría sobre todo a Camus (aún lo pronuncio Camus y no Camús, o Camis) con su libro La Peste y todo su trabajo. También recomiendo a Stanislaw Lem que fue un ultravisionario de lo que podría llamarse ciencia ficción (aunque más bien es un filósofo que utiliza recursos de la ciencia ficción). Lean Solaris de él y luego vean la película. Les recomendaría también leer harto sobre biología. El origen de las especies de Darwin, para empezar, sería muy bueno. En la selección natural está la respuesta a todo: somos animales, no nos creamos tan importantes pues no lo somos. Al planeta le importamos un rábano. De hecho, el planeta no nos necesita. Para nada.

  • “Nueva Narrativa Nueva” publicado por Editorial Santiago-Ander el 2018, es una novela que toca el tema de los talleres literarios, además de funcionar como crítica al mundillo de los escritores y a esa vana carrera por el éxito. ¿Hay ego desmedido en el medio por sobre el verdadero talento, y qué se publica cuando se publica?

Totalmente. Mira, no quiero ser hipócrita porque uno mismo tiene amigos en el medio y a veces te dicen: ya no recibimos manuscritos pero como a ti te conocemos, envíanos algo. Ahora bien, de ahí a que lo lean o acepten, es otra cosa… Pero en el mundo literario al igual como en todo, prima mucho la amistad, el conocerse, etc. De repente me cago de la risa porque cuando veo críticas de libros me doy cuenta que el que la hizo es amigo del escritor o escritora y a su vez este después le devuelve la mano escribiendo maravillas del otro autor y así. Me topé con un caso donde un escritor escribió sobre una novela policial diciendo que casi era la octava maravilla del universo, y el escritor era hijo de un amigo. Entonces es muy divertido este medio. Así que yo creo que no hay que tomarse muy en serio la literatura actual. Porque de verdad, no sabría decirte si es buena o mala. Más bien, como mencionas en la pregunta, hoy se publica para satisfacer el ego. No hay que creer en nada sin someterlo a crítica. No le creas a la Patricia Espinosa o a Gonzalo Schwenke porque son parciales. Y la gente les cree. ¿Pero qué gente les lee? Sí, correcto: solo los editores y la gente que les envió sus libros. El resto está intentando sobrevivir al gobierno, al virus y a las arañas de rincón.

  • ¿Qué es Ociozona?

Una basura de programa que exalta el patetismo, la estupidez y que saca lo peor del ser humano. Si quieres suicidar tu mente, ve este programa. Por cierto, me encanta hacerlo y ya vamos en la sexta temporada. Mi idea es al menos hacer una temporada más y darle un final “digno”, si esta palabra cabe para semejante bodrio. Eso sí, este año ya parece difícil: el virus ya mató al 2020.

  • ¿Algún proyecto del que nos quieras comentar?

Estoy terminando un libro llamado “El Abuelo George”. Es una mezcla entre misterio, novela policial y terror. Me he entretenido haciéndola. Hace tiempo no disfrutaba tanto escribir. No sé si se publique o no porque eso es muy azaroso. Pero puedo contarte que me inspiré en el extinto “Mundo Mágico” el  programa de televisión. Pero no se asusten, no es infantil, le metí cosas ahí shuer profundas y filosofocuánticas. Bla, bla, bla.

  • ¿Se  merece este mundo esta pandemia?

Totalmente. La gente ha sido tan desgraciada con los animales, con la naturaleza en general que merece este remezón. Lamentablemente van a caer los que no debieran (¿tengo derecho yo a decir quienes deben caer y quienes no? Déjame pensar unos minutos: ¡Sí!). Pero esto va a pasa y lo triste es que nadie va a aprender nada. Seguiremos en nuestras burbujas peleando por quién ha publicado más, por quién es más rebelde que otro, por quién es más popular, y así. Por los siglos de los siglos hasta que el sol se expanda y nos devore (¡qué optimista soy al pensar que viviremos tanto!). La forma y el fondo, una pelea eterna. ¿Quién es el abuelito George? ¡Un misterio! Cambio y fuera.

Muchas gracias Rodrigo.

 

Aquí  el link de Ociozona:

https://www.youtube.com/watch?v=g4yeO1NWCLI&t=27s

Andrés Torres Meza